Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Mitos y Realidades sobre la Resistencia Antimicrobiana
Mitos y Realidades sobre la Resistencia Antimicrobiana

Este material es de carácter educativo e informativo únicamente, no sustituye ni reemplaza la consulta médica, y en ningún caso deberá tomarse como consejo, tratamiento o indicación médica. Ante cualquier duda deberá consultar siempre a su médico tratante.

Aun cuando el conocimiento público sobre la resistencia antimicrobiana ha ido en aumento, todavía existen muchos conceptos erróneos sobre la naturaleza de la resistencia antimicrobiana y el uso de antibióticos.

1.Los antibióticos son efectivos contra todas las infecciones

¡FALSO!  Los antibióticos sólo funcionan contra los patógenos que son sensibles a los mismos, y los patógenos se han vuelto cada vez más resistentes a las terapias más comunes.  Adicionalmente, algunos antibióticos sólo son antibacterianos, es decir, sólo funcionan contra las bacterias; estos antibióticos no pueden aliviar síntomas de infecciones virales aun cuando muchas veces son incorrectamente recetados para tratar estas infecciones (1).


2.La resistencia antimicrobiana ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a los antibióticos

¡FALSO! Se trata de un concepto equivocado ya que son las bacterias las que desarrollan resistencia a los tratamientos tradicionales y no el cuerpo humano (2).  Estas bacterias pueden contagiar a otras personas y causar infecciones.


3.Es una buena práctica dejar de tomar un antibiótico apenas los síntomas han mejorado, con el fin de minimizar el riesgo de resistencia 

¡POR EL CONTRARIO!  Es fundamental seguir el consejo del médico tratante y continuar con el tratamiento por todo el tiempo que el médico haya indicado (3) (4)


4.La resistencia a los antibióticos sólo es un problema para aquellas personas que consumen antibióticos con frecuencia

¡FALSO! Aun cuando seguir con precisión las indicaciones del médico tratante respecto al uso de un antibiótico reduce el riesgo de resistencia, cualquier persona podría infectarse con una bacteria resistente a los antibióticos existentes.  Esto es debido a que las bacterias y otros patógenos cambian y, de esta forma, encuentran maneras de resistir los efectos de los antibióticos. Este proceso de adaptación es el que lleva a la resistencia antimicrobiana (5)


5.No hay nada que las personas puedan hacer para detener la resistencia antimicrobiana

¡INCORRECTO! Todas las personas tienen un rol en la lucha contra la resistencia antimicrobiana.  Las personas pueden colaborar con los esfuerzos mundiales simplemente tomando los antibióticos sólo cuando los necesitan de acuerdo a las indicaciones de sus médicos y teniendo al día sus esquemas de vacunación. (4) (6)


6.Si una persona vive en un país donde la resistencia antimicrobiana no es un problema de salud pública, no debería preocuparse

¡NO ES EL CASO! La globalización ha incrementado los efectos de la resistencia antimicrobiana alrededor del mundo sin importar el país donde viva una determinada persona. (7)


7.Las vacunas no ayudan a prevenir la expansión de la resistencia antimicrobiana

¡FALSO! Las personas también pueden tener un rol activo manteniendo su calendario de vacunación y el de su familia al día.  Los expertos acuerdan que las vacunas tienen un rol vital dentro de las medidas que podrían frenar la resistencia antimicrobiana (6). Las vacunas son administradas para prevenir infecciones desde un primer momento, lo que naturalmente lleva a una menor utilización de los antibióticos.


8.No hay ningún problema en que una persona tome antibióticos que han sido recetados para otra persona

¡NO ES CIERTO! Un profesional de la salud prescribe un antibiótico para una persona en particular con el fin de tratar una infección específica y, por este motivo, ese antibiótico podría no ser adecuado para cualquier otra persona (3).  De esta manera, si una persona no se siente bien, debe consultar con su médico de cabecera para que le pueda prescribir la medicación adecuada, en caso de que sea necesario.

Continúa viendo

Referencias

1. National Institute for Health and Care Excellence (NICE). Antibacterials, principles of therapy. Available at: https://bnf.nice.org.uk/treatment-summary/antibacterials-principlesof-therapy.html. Last accessed August 2019. 
2. Centers for Disease Control and Prevention. About Antimicrobial Resistance. Available at: https://www.cdc.gov/drugresistance/about.html. Last accessedAugust 2019. 
3. National Health Service (NHS). Overview: Antibiotics. Available at: https://www.nhs.uk/conditions/antibiotics/. Last accessed August 2019. 
4. World Health Organization (WHO). Antibioticresistance: key facts, 5 February 2018. Available at: https://www.who.int/news- room/fact-sheets/detail/antibiotic-resistance Last accessed August 2019.
5. WHO Europe, Antimicrobial resistance - AboutAMR page. Available at: http://www.euro.who.int/en/health-topics/disease-prevention/antimicrobial-resistance/about-amr Last accessed August 2019. 
6. Jansen KU, Anderson AS. The role of vaccines infighting antimicrobial resistance (AMR). Hum Vaccin Immunother. 2018;14:2142-2149. 
7. Antimicrobial Resistance: Policy Insights. OECD. Available at :https://www.oecd.org/health/health-systems/AMR-Policy-Insights- November2016.pdf. Last accessed August 2019.