Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
El desconocido mundo de la sepsis
El desconocido mundo de la sepsis

Este material es de carácter educativo e informativo únicamente, no sustituye ni reemplaza la consulta médica, y en ningún caso deberá tomarse como consejo, tratamiento o indicación médica. Ante cualquier duda deberá consultar siempre con su médico tratante.

Aunque no es muy conocida, la sepsis es una infección generalizada que puede generar consecuencias graves. La buena noticia es que se puede prevenir en muchos casos. 

Es posible que muchos no sepan qué es y de qué se trata la sepsis, pero solamente con escuchar este término médico, pueden surgir varias inquietudes. Y es lógico, ya que es una enfermedad que puede poner la vida en riesgo y que requiere internación inmediata en un hospital para poder tratarla a tiempo y en forma adecuada. 

A fin de poder encarar adecuadamente un suceso de este tipo sin temores infundados, es necesario conocer algunos detalles sobre la sepsis. 

¿Qué es una sepsis? 

También conocida como septicemia, la sepsis es una reacción desmedida del organismo ante una infección provocada por bacterias u otros microorganismos. Todo comienza cuando el sistema inmune no es capaz de eliminar una infección, y ciertas sustancias -como toxinas y gérmenes- se diseminan en la sangre provocando una inflamación generalizada (Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica (SRIS)). Si no se la trata a tiempo, esta infección podría progresar, la presión sanguínea podría disminuir y se privaría de nutrientes y oxígeno a los tejidos y órganos del cuerpo. Es decir, podrían comenzar a fallar el corazón, los pulmones y/o los riñones, derivando muy posiblemente en una sepsis. Cuando este proceso se extiende a varios órganos al mismo tiempo se genera una falla multiorgánica, conocida como shock séptico.

Pese a que no se la conoce como a otras afecciones más comunes, la sepsis provoca una de cada cinco muertes en el mundo y cada año se diagnostican entre 47 y 50 millones de nuevos casos (de los cuales 11 millones fallecen), según la Alianza Global contra la Sepsis. En la Argentina, se estima que se producen entre 45 mil y 50 mil fallecimientos anuales, de acuerdo al doctor Fernando Pálizas, miembro del Comité de Shock y Sepsis de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi la mitad de los casos anuales de sepsis afectan a niños y tienen como consecuencia 2,9 millones de muertes, la mayoría de las cuales podrían prevenirse con un diagnóstico precoz y un tratamiento apropiado.

En este contexto, cada 13 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Sepsis, con el fin de difundir las maneras de prevenir esta enfermedad, entender qué hacer si se presentan síntomas y dar a conocer qué tratamientos hay disponibles para combatirla. 

¿Cómo saber si tengo sepsis?

Padecer sepsis no es algo común, pero le puede ocurrir a cualquier persona. No por eso hay que permanecer en alerta constante, pero existen señales que orientan a realizar una consulta médica. En el inicio, los síntomas de la sepsis pueden pasar desapercibidos y ser confundidos con los de una infección normal. Por tal motivo, hay que prestar especial atención a grupos de riesgo como:

- Niños menores a un año.

- Mayores de 60 años.

- Personas sin bazo.

- Personas con sistema inmune debilitado (por ejemplo, personas con diabetes, VIH y/u otras enfermedades crónicas).

- Pacientes bajo ciertos tratamientos médicos (como quimioterapia).

- Personas que tienen colocados dispositivos para suministrar o drenar fluidos (catéteres, tubos, drenajes, etc.)

Respecto de los síntomas, los médicos han desarrollado una manera útil y sencilla de detectarlos tomando como base cada letra de la palabra SEPSIS
 

sepsis


Por otro lado, la sepsis siempre se desencadena a causa de una infección previa de algún órgano, como por ejemplo una infección intestinal, una neumonía o una infección del tracto urinario. Aunque también podría surgir como consecuencia de una meningitis, de infecciones de la piel relacionadas con catéteres o del torrente sanguíneo, e incluso a consecuencia del Covid-19. 

Es muy importante que, ante cualquier sospecha de infección generalizada, se concurra al hospital y/o centro de salud más cercano. Esta afección puede evolucionar rápidamente y cada hora perdida aumenta el riesgo de situaciones más graves. 

Además de los síntomas, los análisis de sangre y de secreciones, junto con las pruebas de diagnóstico de imágenes como radiografías, tomografías y resonancias, pueden confirmar si una persona padece sepsis. 

A partir de su diagnóstico, el objetivo del tratamiento apunta a eliminar la infección con antibióticos (o con antifúngicos y antiparásitos si la sepsis no fuera de origen bacteriano) y a evaluar si es posible quitar el foco infeccioso con una cirugía o drenaje. Todas las acciones deben realizarse de la manera más rápida posible para aumentar la probabilidad de recuperación. En la mayoría de las ocasiones, una persona con sepsis debe permanecer en una unidad de terapia intensiva ya que necesita un control permanente de su estado y de las demás funciones vitales (corazón, riñones, pulmones, etc.)

La evolución del paciente dependerá de la respuesta al tratamiento de la infección de base y a la capacidad de contener el daño orgánico. Es una situación que los médicos van evaluando día a día. 

Por su parte, es importante saber que, si bien los antibióticos salvan vidas, es indispensable administrarlos con responsabilidad, ya que su uso inapropiado genera resistencia antimicrobiana (RAM), la cual se presenta cuando un microorganismo resiste al efecto de este tipo de medicamentos. Es un proceso que se da a largo plazo, pero que en los últimos tiempos se aceleró debido al abuso de estas medicinas en el ámbito hospitalario y a la automedicación. Por tal motivo, la recomendación general es tomar antibióticos únicamente siguiendo el consejo médico y no automedicarse. 

La prevención es lo más importante

Disminuir la posibilidad de padecer sepsis está al alcance de todos, con acciones simples como:

- Mantener actualizado el esquema de vacunación.

- Acceder a agua potable y segura.

- Higienizarse las manos.

- Realizar partos seguros y limpios. 

- Promover la prevención de infecciones asociadas a los ámbitos hospitalarios.

La prevención es muy importante: la OMS estima que estas medidas podrían prevenir hasta el 84% de las muertes de recién nacidos a causa de sepsis. 

El lavado de manos es esencial, sobre todo en el personal de la salud: antes y después de tocar al paciente, antes de realizar un procedimiento, luego de la exposición a líquidos corporales e, incluso, luego de estar en contacto con el entorno del paciente. 

Luego de la sepsis

Después de superar un cuadro de sepsis, el paciente puede sentirse debilitado y con riesgo a padecer una nueva infección, por lo que es importante tomar las medidas necesarias para prevenir una recaída. Algunas de las acciones sencillas y eficientes que se pueden realizar son:

- Mantener a la persona alejada de otras personas enfermas. 

- Controlar la administración de medicamentos, de acuerdo a la recomendación médica. 

- Vigilar que no aparezcan síntomas como fiebre, baja de presión arterial, entre otros.

- Cuidar la higiene general y de manos. 

La recuperación puede ser lenta y gradual, y durar hasta varias semanas. Si llegaran a aparecer síntomas como fiebre, dificultad para respirar, pérdida de peso, dolores abdominales, entre otros síntomas, no dude de consultar con su médico. 

Continúa viendo

Referencias

- Sepsis-One (sepsis-one.org) 

- World Sepsis Day (www.worldsepsisday.org)

- Global Report on the Epidemiology and Burden of Sepsis - Organización Mundial de la Salud (who.int/publications/i/item/9789240010789)

- Global Sepsis Alliance (global-sepsis-alliance.org)

- Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (www.anmat.gov.ar/comunicados/uso_responsable_de_los_antibioticos.pdf)

- Mayo Clinic (www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sepsis/diagnosis-treatment/drc-20351219)

- Sepsis,Sociedades Científicas, Autoridades Sanitarias y Comunidad. Fernando Pálizas (Comité de Shock y Sepsis SATI) revista.sati.org.ar/index.php/MI/article/view/330